El 22 de septiembre de 2020, la sala Christie de Nueva York subastaba, entre otros grabados de ukiyo-e, la famosa ola (Kanagawa oki nami ura) de Hokusai . La sala estimaba su precio entre 150.000 y 250.000  dólares, pero se vendió por 1.100.000 dólares. Tres años antes, el 25  de Abril 2017, también en la sala Christie’s de Nueva York se pagaron  943,500  dólares por otro ejemplar ese mismo grabado.

K. Hokusai Kanagawa oki nami ura. De la serie «Treinta y seis vistas del monte Fuji». 1831

El 21 de junio de 2016 , el grabado Fukaku Shinobu koi de Utamaro salió a subasta en Francia, en la sala Beaussant asociada a Christie, valorada entre 80.000 y 100.000 euros y se vendió por 745.800 euros.

Kitagawa Utamaro. Fukaku Shinobu koi. 1793-94.

El junio de 2020 la sala Christie subastó online la obra de Utagawa Kuniyoshi (1797-1861), Takiyasha la bruja y el espectro del esqueleto, que salió con un precio estimado entre 70.000 y 90.000 libras y se vendió por  804.375 libras.

Utagawa Kuniyoshi. Takiyasha la bruja y el espectro del esqueleto. 1843-47.

En 2013 Christie subastó 47 obras de Alberto Durero, el más famoso artista del Renacimiento alemán y alcanzaron un precio total final próximo a los 6 millones de dólares. Entre ellas destacó la xilografía «El rinoceronte» que fue vendida por 866.500 dólares

Alberto Durero. El riniceronte. 1515

En  diciembre de 2006,  Christie subastó 170 grabados de Rembrandt. La obra más cara en venta fue el grabado ‘Cristo crucificado entre los dos ladrones: Las tres cruces’, que el artista realizó en torno a 1661 y que fue vendida por 467.300 libras.

Rembrandt Cristo crucificado entre los dos ladrones: Las tres cruces. 1653.

En junio de 2012 un grabado de Pablo Picasso, “La comida Frugal” de 1904 fue adquirido en Christie de  Nueva York por 1,945,250 libras. Batiendo un nuevo récord al convertirse en el más caro de la historia.

Pablo Picasso. La comida Frugal. 1904

Uno de los grabados que Eduard Munch realizó a partir de su conocida Madonna en 1895 fue subastado en 2010, en la británica casa de pujas Bonhams,  por 1,25 millones de libras, convirtiéndose en la pieza de esta técnica más cara vendida en Reino Unido y la segunda del mundo.

Si comparamos el precio de mercado de los  grabados  de grandes maestros japoneses con los grabados de los grandes maestros de la pintura occidental como Durero, Rembrant, Picasso o Munch, nos damos cuenta de que tienen un valor similar.

Resulta curioso que las obras maestras de  ukiyo-e alcancen precios similares a las de los grandes maestros occidentales, si tenemos en cuenta que los ejemplares de  las obras impresas de los maestros occidentales disponibles en el mercado, la mayoría de las veces,   pueden contarse con los dedos de una mano, mientras que  las de los artistas japonenes, en muchos casos superan los 100 ejemplares. 

Esto se debe a que los grabados ukiyo-e  se consideraban obras originales si  habían sido impresas en vida del artista, aunque  la primera edición, de la que se imprimían unos 600 ejemplares, era supervisada directamente por el artista y el editor y considerada más valiosa que las demás.  Si está primera edición tenía éxito de venta, se podían llegar a imprimir  hasta 10.000 ejemplares, como sucedió con la obra de Hiroshige, “Las cien vistas de Edo”. Muchos de esos ejemplares pueden haber llegado hasta nosotros y alcanzar hoy en el mercado los 100.000 dólares.

El valor de las obras maestras ukiyo-e.

Post navigation