La vida -y sobre todo la desaparición- de los samuráis, personajes nobles y valientes; admirados y respetados, capaces entregar la vida en un ritual de seppuko, (practicándose el harakiri) por una cuestión de honor, ha estado rodeada de un aura mágica y misteriosa capaz de atraer irremediablemente la atención. Por ello, constituyen una temática recurrente en exposiciones de todo el mundo.   

La imagen del samurái es icónica, no solo en la cultura japonesa, sino también a nivel mundial. Sin embargo, las imágenes a las que nos enfrentamos, especialmente a través de una lente occidental, son tanto leyenda y mitología como historia. Uno de los objetos principales de las exposiciones sobre samuráis son los grabados japonese ukiyo-e, que fueron muy abundantes sobre esa temática desde mediados del siglo XIX.


Actores Arashi Rikaku II (derecha), Arashi Rikan III (centro), and Ichikawa Takijûrô II (izquierda), representando la obra Keisei Setsugekka. Ichiyôtei Yoshitaki (1841–1899), Año 1861, Colección Bujalance

Actualmente se pueden contemplar exposiciones de libros, grabados y pinturas japonesas dedicadas a samuráis al menos en dos lugares de Europa: Inglaterra y Francia. Los samuráis han sido fuente de fascinación durante más de siglo y medio, ahora, gracias a las exposiciones, forman también parte de nuestra imaginación. Su figura, su historia y sobre todo su mito han contribuido a hacer de estos personajes uno de los emblemas históricos de Japón.

En el siglo XVII, tras una larga sucesión de guerras incesantes, comenzó el período Edo (1603-1868), una era de paz y prosperidad durante la cual el señor guerrero siguió conservando un lugar importante en la sociedad japonesa, mientas se convertía en la nueva élite intelectual, capaz de encarnar los valores -lealtad, honor, coraje, rectitud- codificados en ese momento en el bushido (camino del guerrero), y escenificados en las múltiples expresiones del arte japonés.

La exposición denominada Samurai: History and legend runs, se exhibe en la Biblioteca de la Universidad de Cambridge y en ella los visitantes tienen la oportunidad de adentrarse en la historia más auténtica de la cultura samurái, a través de la increíble colección que posee la propia Biblioteca, considerada una de las más importantes en material literario japonés fuera de Japón.

Aunque los samuráis son recordados como maestros en el arte de la guerra, (se les representa portando dos espadas), la exposición de Cambridge también ilumina sus roles como músicos, campeones de la cultura e incluso burócratas, explorando el concepto literario del samurái y la naturaleza cambiante de la cultura guerrera japonesa, desde el siglo XII hasta finales del siglo XIX cuando los samuráis pusieron fin a su gloriosa leyenda.

History and legend runs incluye algunos de los primeros libros y objetos japoneses que llegaron a Occidente en el siglo XVII y que nunca habían sido mostrados en público. Los libros más recientes incluyen bocetos de Hokusai, uno de los maestros del grabado japonés.

La segunda exposición se denomina L’arc et le sabre: Imaginaire guerrier du Japón y se encuentra en el Museo Guimet de Paris. En ella se muestran algunas obras notables que invitan a descubrir la riqueza de la representación de los samuráis

La exhibición se organiza en torno al carácter del samurái y sus múltiples facetas, conocidas, percibidas, fantaseadas o parodiadas, a través de grabados, armaduras, fotografías y obras de arte, entre las que hay que destacar las imágenes del guerrero japonés en la cultura popular, ilustrando la visión del samurái en el Japón moderno y en Occidente.

La magia de los Samuráis

Post navigation